Trihalometanos en el agua potable y sus efectos negativos sobre la salud

[vc_row css_animation=»» row_type=»row» use_row_as_full_screen_section=»no» type=»full_width» angled_section=»no» text_align=»left» background_image_as_pattern=»without_pattern»][vc_column][vc_column_text]Los trihalometanos (THM) son unos productos de deshecho resultantes de la potabilización del agua.

Los THM aparecen durante la desinfección del agua debido a la reacción del cloro con la inevitable materia orgánica presente en el agua. La cantidad total y proporción de THM en el agua ya potable dependerá de la cantidad de cloro añadido, cantidad de materia orgánica, concentración de bromuros del agua, pH y temperatura.

Pueden incorporarse al cuerpo por diversas vías: ingesta de agua, inhalación de los THM evaporados y absorción dérmica (la ducha o el baño en la piscina también pueden contribuir a la exposición total a THM).

Estudios epidemiológicos asocian exposiciones a THM, y en general la de subproductos de desinfección, con efectos sobre la salud como el cáncer de vejiga y determinados defectos de nacimiento en recién nacidos de madres expuestas. Los estudios sobre el cáncer de vejiga encuentran un incremento del riesgo debido a largas exposiciones a los THM (más de 30 años) a pesar de que los resultados no son siempre significativos.

En este sentido nos hacemos eco de un macro estudio elaborado por una treintena de investigadores y publicado en la revista Environmental Health Perspectives el mes pasado con repercusión en medios nacionales como Antena3 y el Instituto de Salud Global de Barcelona.


[/vc_column_text][vc_single_image image=»3948″ img_size=»full» alignment=»center» qode_css_animation=»»][/vc_column][/vc_row][vc_row css_animation=»» row_type=»row» use_row_as_full_screen_section=»no» type=»full_width» angled_section=»no» text_align=»left» background_image_as_pattern=»without_pattern»][vc_column][vc_column_text]

 

Una de las conclusiones del estudio es que nueve países: Chipre, España, Estonia, Hungría, Irlanda, Italia, Polonia, Portugal y Reino Unido superan los 100 µg/L permitidos por la reglamentación europeas.

La segunda conclusión, y la más llamativa, se ha realizado con un complicado cálculo estadístico estimando los casos de cáncer de vejiga atribuibles que ha relacionado los niveles medios de trihalometanos con la información internacional disponible de las tasas de incidencia de la enfermedad en cada país. De los 6561 casos promedio anuales de cáncer de vejiga en la UE (2005-2018), 1492 afectan a España, país que lidera la incidencia de casos por su gran población y mayor incidencia de este tipo de cáncer, seguido de Reino Unido con 1356.


[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css_animation=»» row_type=»row» use_row_as_full_screen_section=»no» type=»full_width» angled_section=»no» text_align=»left» background_image_as_pattern=»without_pattern»][vc_column][vc_single_image image=»3949″ img_size=»full» alignment=»center» qode_css_animation=»»][/vc_column][/vc_row][vc_row css_animation=»» row_type=»row» use_row_as_full_screen_section=»no» type=»full_width» angled_section=»no» text_align=»left» background_image_as_pattern=»without_pattern»][vc_column][vc_column_text]

 

Como véis la elaboración de los rótulos por parte de la redacción de Antena3 es errónea resultando sensacionalista (los han sacado de directamente de ISGlobal.org) ya que los 6500 casos que menciona en la UE son los promedios anuales de cáncer de vejiga y no los atribuibles a los THM.

En el estudio entran luego unas tablas que habría que aplicar luego a estos valores totales por país y que en el caso de España es un 11%.

Los porcentajes de casos atribuibles de cáncer de vejiga por la exposición a trihalometanos los lideran Chipre (23%), Malta (17%), Irlanda (17%), España (11%) y Grecia (10%). En el extremo opuesto, se encontraban Dinamarca (0%), Países Bajos (0,1%), Alemania (0,2%), Austria (0,4%) y Lituania (0,4%).

Así pues de los 1492 casos que concurren en España un 10,9% de ellos podrían ser atribuibles al uso de triahalometanos, es decir, 163 casos.

La posibilidad de 163 casos al año de cáncer de vejiga en nuestro país debido al exceso de trihalometanos me parece aterradora. Y eso sí que no es sensacionalista porque a Polonia (país de semejante población) se le atribuye en el estudio menos de cinco casos y a Alemania ninguno por poseer uno de los mejores suministros de agua.

En cualquier caso el cloro es el desinfectante más utilizado en España. La cloración del agua implica unos beneficios incuestionables que supusieron una reducción drástica de las enfermedades bacterianas, virales y parasitarias. Otro problema añadido a utilizar cloro en el agua en las plantas de potabilización, es hay que garantizar también que el agua potable distribuida contenga una cantidad suficiente de cloro libre residual como protección adicional.

Afortunadamente este exceso de cloro y trihalometanos resultantes de la potabilización en la planta los podemos eliminar a la entrada de nuestros grifos con el filtro Filopur.

Somos conscientes de la cantidad de noticias contradictorias y alarmistas unidas a los recientes timos del agua, pero Filopur es un valor seguro de purificación del agua desde 1973.

El filtro de ducha reduce en más de 80% el cloro y THM mientras que el filtro del grifo HU-A lo hace en un 99%.

https://filopur.com/wp-content/uploads/2014/05/Filopur-White-Paper_ShowerFilter_ENG.pdf[/vc_column_text][/vc_column][vc_column][/vc_column][/vc_row]

Deja una respuesta